Formación Online Gratuita: El método ÚNICO para desarrollar promociones inmobiliarias SIN ENDEUDARTE en el proceso.

Esta pregunta va dirigida a técnicos profesionales que ejercen la profesión libre dentro del sector de la construcción, y a promotoras y constructoras.

Con este artículo no pretendo que te lleves un “subidón” absurdo o irreal. Pero es que 12 años dan para mucho, y hay que estar atento a los cambios y dinámicas que se han estado produciendo desde el “bofetón” de 2008.

De lo que quiero hablar hoy no es exactamente de si la construcción va a tirar para arriba los siguientes años o no. De esto ya hablé en este video: Pincha aquí>> Los siguientes 15-20 años pueden ser “extraordinarios” en la Construcción.

Ni tampoco voy a hablar de los posibles efectos de la Crisis del Coronavirus que traté en este artículo: Pincha aquí>> COVID-19. ¿Otro 2008 en la Construcción? ¡¡Claro que NO!!.

El tema de hoy es si los que nos dedicamos al sector tendremos más o menos trabajo los siguientes años. Hay un matiz importante.

¿Podría ser que incluso si la construcción no mejorara especialmente, tú tuvieras más trabajo e ingresos como técnico o empresario? ¿Cómo puede ser esto?

Siempre tendemos a pensar que lo importante es la demanda. Es decir, si hay más compradores de vivienda o más obra pública, me irá mejor. Y esto puede ser cierto. Pero lo “absolutamente cierto” es que lo verdaderamente importante es la relación entre la oferta y la demanda, y no cada factor por separado. Es decir, cuánto trabajo hay de algo (demanda), y cuantos somos para hacer ese algo (oferta).
Por eso, hoy vamos a hablar especialmente de la “Oferta” de trabajo en el sector de la construcción, es decir, trabajadores (oficios y técnicos) y empresas (promotoras y constructoras).

Pero primero voy a hacer algunos comentarios sobre la obra pública. Aquí no voy a ser tan tajante, ni mucho menos, como con la construcción residencial. La obra pública es más difícil de prever porque depende en gran parte de la decisión de políticos, mientras que en la construcción privada se pueden observar “tendencias naturales” de mercado.

Es un secreto a voces que el Estado español está endeudado y no parece que haya mucho margen para reactivar la economía desde el sector público con infraestructuras, por ejemplo.
Pero no en pocos foros económicos se está hablando de aumentar el gasto en obra pública como impulso para la economía mundial durante los próximos años.

Como siempre, EEUU tendrá una enorme influencia. Trump sirve al lobby de la construcción, petróleo, y sectores tradicionales, al igual que Obama servía al Sistema Financiero. También sorprende que Trump haya sido el único presidente de EEUU que no se haya metido en una guerra.

¿Podría ser que esos recursos “no utilizados” sirvieran para impulsar un programa ambicioso de infraestructuras?

No son más que conjeturas e ideas, pero creo que los países y bancos centrales van a coordinarse, y más rápidamente que en 2008 y 2012. De hecho ya lo están haciendo. Incluso Europa con toda su lentitud y burocracia está cerca de aprobar un paquete de 540.000 millones. 
Pero la gran esperanza es el programa “Next Generation”, de un total de 750.000 millones, con el acuerdo de Alemania y Francia, aunque con la oposición de Austria y Holanda. Este paquete contempla algo que no se hizo en 2008 ni en 2012. Se trata no solo de ayudas en forma de “préstamo” sino de una cantidad a fondo perdido para inversiones de 310.000 euros, de los cuales 77.000 millones corresponderían a España.

Pronto acabaré un vídeo explicando esta crisis del coronavirus y sus diferencias con las demás. Es una crisis extraña y no funcionará como las demás. Podrás verlo en mi >> canal de youtube. Suscríbete y dale a la campanita si no quieres perdértelo.

Ahora hablemos del subsector construcción residencial y de la oferta de trabajo. Te voy a contar una corta historia:

Imagina que eres constructor en un pueblo de 150 habitantes en la zona de Teruel (me encanta Teruel). Puedes vivir perfectamente de pequeñas reformas y arreglos. Pero aún podrías vivir mejor y ganar mucho más dinero si no fuera porque el volumen de trabajo no es todo para ti.

También está Manolo. Manolo hace lo mismo que tú. No es que tengas nada contra él, de hecho ibais al colegio juntos, pero la gente sabe que trabajáis bien y suelen pedir presupuesto a los dos. Una vez gana uno y otra vez gana otro. 

Pero en 2021 ocurre algo que lo cambia todo. Y es que a pesar de que 50 de los 150 habitantes se marchan del pueblo en busca de mejores oportunidades (baja la potencial demanda de obras), resulta que Manolo se enamora. Y la chica en cuestión es gallega. 

Así que Manolo se marcha a Galicia para siempre con su amor (baja la oferta de trabajo, tu competencia), y tú te quedas con todo el trabajo del pueblo. Y todos, Manolo, la chica gallega y tú, seréis felices y comeréis perdices en 2021.

Esto es un ejemplo “simplón” de algo que podría suceder…Pero en 2008 Manolo no se fue a Galicia, sino que se esfumó por la crisis.

¿Cómo afectó la crisis del 2008 a la “Oferta” en la Construcción?

Bueno, esto lo sabemos todos…la mayoría de las constructoras y promotoras cerraron, ordenadamente, o mediante un concurso de acreedores que acabó en quiebra.

Y  ¿Qué hicieron todos estos trabajadores y técnicos? Reciclaje en otro sector, emigración al extranjero, jubilación anticipada, etc.

Pero lo más importante es que ante la falta de visibilidad del sector de la construcción, no ha habido atractivo en aprender un oficio, ni estudiar Arquitectura y/o Arquitectura Técnica/Ingeniería de la Edificación desde 2008. Lo mismo ocurre con Ingeniería de Caminos (reducción de oferta futura de técnicos).

Las matriculaciones en las carreras técnicas han bajado sensiblemente ante el poco atractivo del sector de la construcción en la última década. Puede que en Arquitectura no sea dramático por cuestiones como el “diseño” dentro de la carrera. Pero en Arquitectura Técnica, más dirigida a la construcción pura y dura, la falta de alumnos en las universidades es alarmante, al menos aquí en Valencia.

Cualquier aumento en la actividad de construcción puede dar lugar a falta de Técnicos en la construcción.

¡¡Pero es que esto ya está pasando con muchos oficios!! ¡Es un secreto a voces!

La mano de obra de caravisteros, yesaires, fontaneros, etc, escasea. Y lo más importante, los sueldos/costes han aumentado. Hoy ya es una realidad que resulta muy interesante dedicarse a un oficio en el sector de la construcción.

¿Y si eres técnico?

Si has estado al pie del cañón como un auténtico guerrero, es imposible que no hayas notado la mejoría en tu trabajo en los últimos 3 años. Pero aunque tu caso no sea tan extremo como en el caso de los oficios en la construcción, ten por seguro que el resultado en unos pocos años puede ser aún más exagerado que en el caso de los oficios.

¿Por qué?

Pues porque es mucho más fácil incorporar a un caravistero que a un Arquitecto. Un caravistero novato aprende trabajando al lado de sus compañeros, y en poco tiempo puede estar medianamente formado. Pero un Arquitecto tiene que estudiar durante 6, 7 ó 8 años, y no se incorpora por tanto con la misma facilidad. Lo mismo ocurre con cualquier técnico de carrera superior. Y las matriculaciones en estas carreras han caído dramáticamente. ¿Entiendes por dónde voy?

Estoy seguro que hoy en día salen más técnicos (jubilaciones) de los que entran (recién licenciados). Y esto es un goteo a la baja en el número de técnicos año tras año.

Además, hay que tener en cuenta que la generación del “baby boom” ya pasó, y que la natalidad es baja en España, lo que añade más presión a la baja en el número de alumnos matriculados y futuros técnicos.

¿Es posible que los “Héroes” del sector de la construcción, es decir, todos aquellos que se han mantenido durante estos años duros, se vean recompensados durante los próximos 10 años, suba o no la construcción?

Ya te puedes imaginar que mi opinión es que sí, y es una opinión con mucha convicción. Puede que el coronavirus, en el peor de los casos, retrase la recuperación comenzada años atrás durante 6 meses, 1 ó 2 años…¿Quién sabe?

Pero aún así, creo que hay unas dinámicas de fondo muy poderosas, que irremediablemente desatarán un resultado. Y si aumentara la actividad en la construcción mejor que mejor, aunque puede no ser necesario.

Voy a hacer uso de una gráfica “mágica”. Explica un gran número de cosas en el sector de la construcción residencial.


Mira la recuperación en el número de viviendas terminadas a partir del año 2016:


2016201720182019
Nº viviendas Terminadas40.11654.61064.35478.789
Aumento %
+61%
+17% +22%

Aunque porcentualmente los aumentos son espectaculares, venimos de tan abajo, que aún queda de margen un +160% de obra Residencial para ponernos a la altura del año 1992, cuando no existía burbuja inmobiliaria y ¡España contaba con 8 millones de personas menos!

No necesitas un sector en pleno esplendor, ni una época dorada en la construcción, para que los siguientes años tu volumen de trabajo e ingresos aumenten.

Aún así, vamos a hacer un supuesto teórico para los más pesimistas…

Si aumentara el número de viviendas terminadas a tasas del 10% (y no del +61%, 17%, 22%) se necesitarán aún 10 años más para alcanzar el nivel del año 1992 (y sin peligro de burbuja).

¿Y qué pasa con tu trabajo si la construcción aumenta un 10% mientras la oferta de técnicos baja? Dos fuerzas que confluyen en favor de tus intereses.

Además, para 2030 la población española podría aumentar en 2 millones, o sea, a casi 49,5 millones.

¿Te parece razonable que después de 40 años construyamos el mismo número de viviendas (año 1992), con una población de 10 millones de personas más (casi un 30% más de población)?

¿No te parecen suficientes 22 años de purga en el sector desde el 2008?

¿Has pensado que esas hipotecas del boom anterior estarán vencidas después de 22 años?

De hecho, el porcentaje de deuda de las familias españolas sobre el PIB ya ha bajado del 82,19% en 2008 al 57,4% en 2019.

¿No crees que la demanda de vivienda aumentará año tras año irremediablemente por el simple hecho del aumento de la población y desendeudamiento de ésta?

Te aseguro que histórica y estadísticamente hablando, los sectores no necesitan tanto tiempo para purgar y resurgir. Unos 5, 10, máximo 15 años, suelen ser suficientes para que cualquier sector cíclico remonte. Pasa todo el tiempo y en todos los países.

La sectores económicos no funciona como un convoy de camiones desplazándose a la misma velocidad en línea recta. Unos van mejor y otros van peor. Unos tienen una época de esplendor durante un periodo más o menos largo para después caer, purgar los excesos, y resurgir de nuevo. Ocurre en los sectores cíclicos, que son la mayoría, y la Construcción/Inmobiliaria lo es.

Imagina un perro y su dueño de paseo…

Es muy difícil determinar la dirección del perro. En un tira y afloja algunas veces correrá hacia adelante, se demorará o volverá atrás, pero con el tiempo tanto el perro como el dueño llegarán lejos, al mismo lugar, hacia adelante.

El dueño es la economía, y el perro es cualquier sector cíclico, como la construcción.

No entender esto nos lleva a las típicas frases absolutas e inamovibles que todos hemos escuchado del tipo: “La Inmobiliaria ya nunca volverá a ser como antes” o “La inmobiliaria ya nunca recuperará los precios de 2007”.

En resumen:

  1. El sector residencial, que es cíclico,  puede que siga su recuperación en el largo plazo. Es lo razonable.
  2. Aunque la actividad en la construcción se mantuviera plana sin crecimiento, podría ser que a ti te fuera mejor, por la baja/lenta entrada de técnicos en la construcción.
  3. Si el coronavirus retrasa/paraliza la recuperación en marcha durante 6 meses, 1 año ó 2 años, sólo significa “acumulación de demanda de vivienda a futuro”. O lo que es lo mismo, lo que hoy no se venda, se venderá después de manera más robusta. 

El sector de la construcción no desaparecerá por un cambio tecnológico.

Y no hay que olvidar que la Construcción no solo es cíclica, sino que es IMPRESCINDIBLE.

Como dijo el Arquitecto Philip Johnson:

“La Arquitectura es la más deliciosa de las labores. Es también junto con la Agricultura, la más necesaria para el hombre.”

¡Comida y Cobijo!

Y esto no cambiará.